¿Sufres inflamación frecuentemente? La vitamina B te puede ayudar.

el

Una de las sensaciones más molestas en el día a día es la de inflamación; te complica elegir tu ropa para no sentirte apretada, baja tu autoestima y definitivamente te hace sentir incómoda. Este síntoma no tiene una sola causa, sino que generalmente se trata de una manifestación de que una o más situaciones no se encuentran bien en tu organismo; hoy te voy a compartir las 6 causas principales y de qué manera la vitamina B te puede ayudar a combatirla. Recuerda que no solo existen estas causas de la inflamación, sino que tú puedes estar sufriendo una combinación de varias, u otras completamente diferentes, sin embargo estas son las más comunes.

Causas comunes de inflamación:
1. Crecimiento intestinal de hongos: Las bacterias saludables en el intestino son las encargadas de mantener las levaduras bajo control, sin embargo cuando se genera un desequilibrio de la microbiota, la cándida, levadura oportunista, puede crecer fuera de control. Cuando hay demasiada levadura en el cuerpo, ¡se presentan gases e inflamación!

2. Intolerancias alimenticias: las intolerancias alimentarias generan estrés del sistema inmune, irritando el tracto intestinal y causando inflamación. Las más comunes son a los lácteos y sus derivados, algunas frutas, frutos secos, trigo, gluten y maíz.

3. Sensibilidad al gluten: La intolerancia al gluten y la enfermedad celíaca se han vuelto más comunes, en gran parte debido a los cambios en el trigo en los últimos decenios. Muchas personas con estas condiciones informan distensión abdominal, a menudo acompañada de flatulencia, estreñimiento y diarrea.

4. Horario irregular de comidas: ¡Sí! La inflamación también puede ser causada por comer de forma irregular. Cuando pasas varias horas sin comer y luego ingieres grandes cantidades de alimentos, tu digestión y metabolismo sufrirán las consecuencias.

5. Resistencia a la insulina: Cuando la insulina se libera en una persona sana, activa las células del cuerpo para utilizar la glucosa y las grasas de la sangre. La resistencia a la insulina se produce cuando las células no responden a la señal. Los síntomas de la resistencia a la insulina incluyen aumento de peso, ansiedad por consumir carbohidratos y dulces, aumento del apetito y sensación de cansancio e inflamación después de comer.

6. Pobre combinación de alimentos: Comer ciertos tipos de alimentos juntos realmente puede afectar la forma en que éstos son digeridos. Algunas personas son más sensibles que otras a la combinación de alimentos, lo cual puede ralentizar el sistema digestivo, resultando en inflamación e indigestión. Malas combinaciones incluyen frutas muy ácidas con frutas muy dulces, dos proteínas juntas o proteínas y carbohidratos.

La vitamina B para la Distensión
Es importante tratar de llegar al origen de lo que está causando tu inflamación para poder tratarla de manera adecuada, ya que de lo contrario, solo nos enfocamos en los síntomas y enmascaramos la enfermedad, sin solucionar nada de raíz. El primer paso es un cambio en la alimentación, la cual deberás adicionar con un adecuado consumo de vitamina B, que te brinda numerosos beneficios, y entre ellos, se encuentra el control de la inflamación. ¡Estas son las vitaminas del complejo B más efectivas para combatir la inflamación!

Vitamina B1: La tiamina o vitamina B1, es esencial para descomponer los carbohidratos en el cuerpo. También ayuda en la producción de trifosfato de adenosina o ATP, que proporciona el combustible que el sistema digestivo necesita para garantizar una digestión adecuada. No sólo la vitamina B1 ayuda a mejorar la función del corazón y los nervios, sino que acelera la digestión mientras se trabaja para neutralizar los gases y la hinchazón. La levadura nutricional, algas, semillas de girasol, nueces de la india, piñones, frijol negro (remojado al menos una noche para eliminar el ácido fítico), lentejas y avena proporcionan tiamina.

Vitamina B6: Si tu inflamación es causada por retención de líquidos y síndrome premenstrual, la vitamina B6 puede ayudarte. Esta vitamina juega un importante rol en el aumento de circulación de la sangre, además de la producción de la serotonina y Gaba en el cerebro. Estas hormonas controlan el ánimo, así que además de combatir la inflamación, estarás colaborando para mejorar tu ánimo. Se encuentra en una variedad de alimentos, tales como atún, pistaches, aguacate, frijoles pintos (remojados al menos una noche para eliminar el ácido fítico), pollo orgánico, y ajonjolí.

Vitamina B12: La deficiencia de vitamina B12 se asocia de manera directa con la inflamación del tracto digestivo. Una vez que la inflamación se desarrolla, impide que el cuerpo absorba la vitamina B12, por lo que la deficiencia es aún peor. La inflamación del estómago causada por una deficiencia de esta vitamina puede llegar a alterar el equilibrio de bacterias beneficiosas en el intestino delgado, lo que lleva a padecer también gases e indigestión. Salmón salvaje, huevos, aves de corral de libre pastoreo y arenque son fuentes naturales de vitamina B12. Los veganos y vegetarianos deben asegurarse de que van a obtener suficiente vitamina B12 a través de una suplementación adecuada. Es de gran ayuda que consumas probióticos de calidad o alimentos ricos en ellos, ya que ayudan a una mejor absorción de la vitamina B12 en tu organismo.

Biotina o vitamina B7: Además de sus conocidos beneficios en la piel, pelo y uñas, la biotina también es parte clave del metabolismo, convirtiendo tus alimentos en energía: convierte la glucosa en combustible, le ayuda al organismo a usar los aminoácidos de las proteínas y activa los ácidos grasos para que realicen sus objetivos adecuadamente, entre los cuales se encuentra combatir la inflamación a nivel celular. Puedes encontrarla naturalmente en los huevos orgánicos, salmón salvaje, aguacate, frambuesas, coliflor y germinados.

Es importante destacar, que además de obtener las vitaminas del complejo B en una buena alimentación, también puedes encontrarlas en suplementos que puedes consumir a diario. Ya que se tratan de vitaminas hidrosolubles, no se almacenan en tu organismo, así que su ingesta debe hacerse de manera regular y los suplementos tomarse por las mañanas en ayunas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *