Una inversión para toda la vida.

Cambia conociendo tu ADN

Puedes utilizar la ciencia para identificar los ingredientes y tratamientos para el cuidado de la piel basados en tu ADN.
ADN SKIN te proporciona la información más precisa disponible, sobre la respuestade tu piel al envejecimiento.
Obtener una visión profunda de tu ADN te permitirá determinar tu riesgo genético cutáneo y así tomar las medidas preventivas necesarias para garantizar un mejor futuro para tu piel.

5 Categorías Analizadas

FIRMEZA+ ELASTICIDAD

Identificar si la producción y degradación del colágeno se encuentran en equilibrio, o si la degradación predomina, resultando en la aparición temprana de arrugas, envejecimiento y flacidez de la piel.

FORMACIÓN DE ARRUGAS

La manera en que tu cuerpo procesa los azúcares está determinado en parte por tus genes. Variaciones en estos genes pueden alterar el funcionamiento de los niveles normales de glucosa y el metabolismo energético. Las fibras de colágeno glicolisadas se pueden tornar rígidas, menos elásticas y disminuir su capacidad regenerativa, misma que puede llevar a alteraciones como la debilidad, agrietamiento y adelgazamiento cutáneos.

DAÑO CAUSADO POR LA RADIACIÓN SOLAR + PIGMENTACIÓN

Produce el envejecimiento prematuro de la piel y alberga otros cambios profundos en la piel. La genética tiene una función importante en determinar qué tan bien nuestra piel puede hacer frente a las agresiones del sol. Daño causado por Radicales Libres Este tipo de destrucción celular en cualquiera de las capas de la piel puede conducir a tez opaca, sin vida y envejecida. SENSIBILIDAD + INFLAMACIÓN

La inflamación es la primera línea de defensa de la piel contra invasores extraños tales como las bacterias y los virus; inicia los procesos de curación de los tejidos y limita el daño a las células causados por sustancias químicas y contaminantes diarios. La inflamación excesiva ocasiona envejecimiento prematuro de la piel, mostrando sensibilidad, enrojecimiento e irritación de la piel.

Los resultados de tu ADN pueden utilizarse para crear científicamente una guía personalizada que conste de un régimen único de modalidades a tu medida. Esto permite avanzar más allá de las sugerencias genéricas – utilizar ingredientes y modalidades de tratamiento adecuados para el cuidado de la piel que apunten hacia tu propia predisposición genética.